San Martín de Tours, quien nació en 317 d. C. en lo que hoy es Hungría, originó la Capellanía. El joven pagano, a los 16 años de edad, se alistó en el ejército romano donde se destacó como soldado y oficial. A los 21 años junto la tropa que comandaba, fue enviado a la fría región invernal del norte de Francia.

Una noche de mucho frío se encontró en las puertas de la ciudad con un mendigo casi muerto de frío que rogaba sin éxito a todos que le ayudaran. San Martín de Tours no traía nada que darle a este hombre, ya que lo único que traía era su capa. De buen corazón, partió con su cuchilla de batalla su capa en dos, y dio la mitad al mendigo. Esa misma noche, soñó que el mendigo era en verdad el Señor Jesús cubierto con su trozo de capa.

Esa visión fue el motivo por lo cual dedicó su vida a la iglesia, predicando también en los campos lejanos donde todavía no había llegado la palabra de D ios.

Su festividad se realiza el día 11 de Noviembre de cada año, conmemorando el día del “fundador” de los Capellanes.

 

“Fui soldado por obligación y por deber, y monje por inclinación y para salvar mi Alma”

-San Martín de Tours.